Mis horas de vuelo en esta casa -porque es una casa- ya no podrían contarse.
Es este uno de los lugares a donde vas porque mucho de lo que has estado buscando está allí. ¡Todo junto!

Solo que hoy fue diferente. Hermoso, como siempre y diferente. La poesía de Lorenzo puede colmar cualquier espacio. Hasta aquellos en que se pierde la vista y no logras contar la cantidad de personas que lo habitan. Generalmente en conciertos de Rock o de famosos por cualquier causa. De esos que ves en internet aunque estén en Cuba. Así que, estar de nuevo junto a Lorenzo y su poesía, es una costumbre y mi privilegio.

Carolina Maia Mijares (violín), Susana Lastra (flauta), Manuel A. Piloto (guitarra)

Manolito, Manuel, en fin, ese muchacho, salido de nuestras escuelas para la enseñanza artística…¡qué talentoso! Es la ternura con que pulsa las cuerdas, lo que lo hace ser, además de talentoso, dulce. Siempre que la vida me da la oportunidad de acompañar a los jóvenes, me siento afortunada. Esta tarde, por eso, ha sido otra fortuna de poetas.

Susi, esa muchacha que saca el sonido mejor a la flauta maltrecha de su hijo, hasta a la suya, más que maltrecha; a la que siempre he querido entusiasmar para que muestre todo lo que sabe y puede hacer; para que no se detenga y brille como le es posible, me hizo saltar el corazón dentro del pecho. Ella es la flautista de mi grupo y, además, la esposa de mi hermano. Eso se sabe. Pero nada de lo que acabo de decir, es por eso. Susana es una de las mejores ejecutantes de la flauta en Pinar del Río, y más allá. ¡Me alegra que al fin esté haciéndome caso!
Carolina, la niña artista, ha tenido hoy otra clase de luz. Su mamá ha dicho con tanta pasión: Carolina Maia Mijares Lastra: ¡mi hija! Y no es por gusto, porque ella es otro orgullo de nuestra familia. Y va tan bien que, mirarla, me humedece los ojos y me hace ser la tía más importante del mundo.
No puedo dejar de mencionar, agradecida, a mis dos manos en los últimos tiempos: Yerandy García. Que presto y bueno me acompaña. La verdad es que de él no se puede prescindir. Le digo “el todo en uno”. Y eso es.


Y por último, no por saberse ni decirse, también, está de más referirme a Franco Rivero Bueno, que le arranca los aplausos más enardecidos al público. Lo saludo, lo sigo de pie, como se hace con los maestros.


Ver en: https://youtu.be/tsRhJWht3m4

Amauta es una pared de amor para las palmas; el hogar de una familia y es, de alguna forma, otro lugar mío como lo es tuyo, de ustedes, suyo. Vuelo, vuelo y vuelo en estas tardes, como en tantas.

TE PUEDE INTERESAR:

Crónicas en Palmas – Amauta (amautacentrocultural.es)

Crónicas en Palmas II – Amauta (amautacentrocultural.es)

Visitas: 0

2 comentarios en “Como dardos de fuego hacia el mañana”

  1. Es la casa de todos los que amamos a Pinar del Río y a Cuba. No nos queremos ir porque nos dan amor, un amor sublime, refinado. Un té que para aliviar el alma, un café sabroso y fuerte como Cuba y un sorbo del ron tan cubano como las palmas. Havana Club haciendo cultura junto a Amauta. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *