Lázaro Prieto más que cuentero es un juglar.  Desandó esos caminos con el gracejo en los labios a través de la décima, del cuento, los dicharachos, adivinanzas y fábulas con el carisma de quien va dejando en sus generaciones el recuerdo de sus antepasados y sus propias huellas en el presente.

Muy contados fueron los narradores que como él han recibido la gratitud y el reconocimiento de sus coterráneos, aunque la originalidad y el talento de este narrador, que se expresa, además, en otras manifestaciones como la música, las que integra al acto de la narración, constituyan distancias fácilmente comprensibles. Era el individuo que con toda la seriedad del mundo asumía la jarana, muy admirado en su comunidad sobre todo por tomar personajes y situaciones de la zona como temas de sus obras.

La trascendencia popular de este cuentero le ganó el mérito de que se realizaran eventos de Oralidad en Guane. En su casa, barrio de Molina, los narradores y poetas de la provincia pudimos departir con él alrededor del arte de la improvisación y la cuentería. Momento especial para degustar el dulce favorito de la comunidad, la malarrabia y escuchar sus interpretaciones musicales con el acordeón.

Su casa se convirtió en un proyecto cultural comunitario con actividades sistemáticas y eventos relacionados con la oralidad. Así se expresaba en sus décimas de bienvenida el poeta cuentero:

 Bienvenidos a Molina, 
 patria de Lázaro Prieto,
 el guajiro más completo
 de esta zona campesina.
 No lo digo por rutina,
 soy el músico campestre
 y le ofrezco en el rupestre
 bohío de forma sabia
 el  buen dulce malarrabia
 con el acordeón terrestre. 
 
  Yo soy rico aquí en Molina
 desde el mango al marañón
 y no me falta el lechón,
 ni el huevo ni la gallina.
 Soy de estirpe campesina, 
 a veces un poco hereje
 y pienso que nunca deje
 de ser cuentero y poeta
 mojándome en la libreta
 del  río Cuyaguateje.
  
 Quien se quiera divertir
 lo espero aquí en el bohío
 y verá que el cuento mío
 tiene mucho que decir.
 En versos lo vas a oír
 a la usanza campesina
 y mira si mi doctrina
 tiene un goce tan sabroso
 que yo soy el más famoso
 poeta que hay en Molina. 

Su paso por la vida lo dotó de suma aceptación en toda la zona y este tipo de personaje era punto clave en todo encuentro humano, ya sea en una fiesta familiar, un guateque, una reunión informal, una fiesta, o acaso un encuentro casual, pues su increíble personalidad lo caracterizaba por ser extrovertido, dicharachero y afectuoso. Todos estos términos con un talento natural muy merecedor del respeto de sus semejantes. Su elegancia en el vestir tenía el sello de la guayabera.

Mucho de todo lo creado en su cuentería versal se ha perdido, pero lo que hemos rescatado basta para colocarlo en un pedestal dentro de los más afamados del género.

Lázaro Prieto, premio Memoria Viva 2003, fue portador de la cultura popular a través del verso y la cuentería. Vive en el recuerdo de sus coterráneos y forma parte del tesoro artístico de la nación.

Lázaro Prieto con José M. Fernández en la presentación del documental

Te proponemos este fragmento de la entrevista realizada en 2001 por Ibrahím La Rosa y Lorenzo Suárez, las imágenes son cortesía de José Manuel Fernández Paulín del documental El Reino del Juglar .

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *