SÉ TU VOZ

El libro que tenemos ante nosotros nos muestra el soneto en intensidad y abundancia. Compuesto enteramente por sonetos, este libro nos ofrece el soneto como testigo de aquello en lo que la poesía se inserta y nutre con belleza, intensidad y luz, y todo esto es lo que podríamos llamar permanente, constante, inevitable: la vida, la muerte, el amor, el gozo, el dolor, la duda, la reflexión, el tiempo, la experiencia en general, todo lo que forma parte de nuestra andadura humana.” | BEATRIZ VILLACAÑAS / España.

La Décima en la Oralidad Vueltabajera. Apuntes para un estudio

Si la oralidad permitió a nuestros sitieros y esclavos hacer de las noches un espacio para soñar y emanciparse de las duras condiciones de su tiempo, si el miedo y el terror que hacían imprescindibles al abuelo del taburete, servían para crear aquel mundo mágico, si esta fue el caldo de cultivo donde creció nuestro ajiaco de ideas, en una policromía azarosa por sus fragmentaciones, en ocasiones irreconciliables por las pasiones y apetencias, si formó crédulos o incrédulos, si provocó el respeto o la indiferencia; hoy sigue sosteniendo, forjando un espacio al que no se puede renunciar y de cuya legitimidad, depende, en buena medida, la sustentación de nuestro propio reconocimiento. Se traduce en memoria histórica como fuente de sabiduría popular; de ahí que la décima, considerada como nuestra estrofa nacional, haya sido el centro de otro fenómeno cultural imprescindible, el punto cubano.

Décima oral y escrita en Pinar del Río. Antología

Este libro es el resultado de una investigación que incluye a más de doscientos creadores como muestra de la poética más arraigada de nuestra cubanía y que, desde los inicios del siglo XIX con Celestino García y Francisca González Ruz de Montoro hasta la actualidad con los jóvenes Yasel García y Anabeivi Rodríguez, patentiza en sus ilustrativas páginas la lírica cubana en occidente.

Máximo Gómez: El insomnio de un machete

¿Hemos sido ingratos los cubanos con Gómez?”, se preguntaba, con la sapiencia de una vida dedicada a la Historia, la Dra. C. Francisca López Civeira y, tal vez sin proponérselo, resumía así la angustia y el afán que motivó todo: agradecer a la altura de su sacrificio, al último de los grandes libertadores del ciclo independentista latinoamericano.