En Cuba Historia y Cultura artístico literaria se funden en un haz. Un sublime canto llama al combate, como la carga al machete engendra nuevas melodías. El verso se torna himno de batalla, tanto como la batalla despierta acendrados lirismos.

La Casa de la Décima Celestino García, de Pinar del Río y el Frente de Afirmación Hispanista, de México, llevan años sumando en su vocación de fraternidad, humanismo y defensa de los valores genuinamente patrióticos, oralidad, bellas letras, música, trabajo comunitario, docencia, artes plásticas….

En el contexto del 150 aniversario de las gestas independentistas cubanas, durante 2018, ambas instituciones lograron hacer realidad uno de sus más nobles empeños: el merecido homenaje a Carlos Manuel de Céspedes, asumido líricamente por una selección de poetas, bajo el encanto  de la estrofa mágica. Partiendo del concurso Trilogía decimal, en 2016, los bardos enaltecieron al hombre que eligió, por encima de las comodidades profesionales, hogareñas y citadinas, el azaroso camino del holocausto tendido a cada uno de sus pasos por la manigua cubana y alimentado espiritualmente por uno de los más sagrados deberes: servir.

Dos años después, en la feliz coincidencia de lanzar al ciberespacio el Centro Cultural Amauta, nos place evocar aquellos versos de Lorenzo Suárez al hombre de la Demajagua…

Traduce un nuevo mensaje
la campana redentora
y a su badajo le aflora
la voz de un canto salvaje.
Destellan en el paisaje
de los esclavos, las venas
en apoteosis, y apenas
roto el yugo alzan la frente
y estalla la sangre ardiente
sobre un llanto de cadenas.

Sean estas décimas un homenaje al Padre de la Patria.

TRÍPTICO DEL PADRE

Poeta: José Luis Serrano Serrano
1
Cuando la patria se cubre
la faz, hombres de coraje
hacen notar su linaje
entre la turba insalubre.
Manzanillo, 10 de octubre.
Habla la patria un dialecto
irrecusable, insurrecto.
Se estremece bajo el agua
Leviatán. La Demajagua
es el crisol de un Proyecto.
 
2
Cuando la patria respira
con dificultad, algunos
se yerguen como tribunos
para exaltar la mentira.
La patria, entonces, nos mira
como a fetos en su vientre.
¡Que una conciencia se adentre
en la espesura y taladre
los miedos! ¡Que venga el Padre
y con sus hijos se encuentre!
 
3
Cuando la patria zozobra
existen magmas temibles
que al brotar hacen visibles
los cauces para la Obra.
Toda la luz se recobra
con un toque de campana.
10 de octubre. La mañana
es un disloque de esclavos
que van a sacar los clavos
de Cristo al sonar la diana.
 
 
 
 
CÉSPEDES, PENUMBRA ARDIENTE
Poeta: Jesús Arencibia Lorenzo

 «En cuanto á mi, soy una sombra q. vaga pesarosa en las tinieblas» (sic)
Carlos Manuel de Céspedes (anotación en su último diario).
…Pero jamás, en su choza de guano, deja de ser el hombre
majestuoso que siente e impone la dignidad de la patria.
José Martí
 
Una sombra pesarosa
aún redobla en el ingenio.
Sacude todo un milenio
de su modorra onerosa.
En el ojal, una rosa.
Al cinto, diestro, la espada.
En el revólver guardada,
junto al trueno desafiante,
cicuta para el instante
de la patria traicionada.
 
El puño de oro impoluto
en el bastón de carey
se funde a la recia ley
de la igualdad sin tributo.
No hay hermano diminuto
de tamaña cofradía;
ni descanso en la porfía
paridora de la suerte.
Un temblor de viva muerte
peina el monte todavía.
 
Hombre y Dios al primer grito.
Alteza en la austeridad
de trazar una ciudad
sobre el segundo infinito.
Serás olvido en el rito,
pero memoria dichosa
en la sangrante y hermosa
majagua de una gran cruz:
Hacer de un golpe la Luz
con tu sombra pesarosa.
 
 
DIEZ DE OCTUBRE FÉRREA LLAMA
Poeta: Adelsa Martínez Labañino
 
I
Cual refulgente lucero
se devela en la memoria
vivo paisaje de historia
como pálpito sincero.
Honda gesta cruel acero
desde los campos bravíos
hidalgo que con sus bríos
desjarretara al tirano
desterrando del cubano
amaneceres sombríos.
 
II
Ante España la trinchera
de un pueblo que por su hombría
muestra el pecho cada día
al defender su bandera.
Céspedes clarín no espera
y el alzamiento proclama
diez de octubre férrea llama
resuena en el firmamento
y da voz al sentimiento
que la patria nos reclama.
 
 
III
La campiña se estremece
entre el fuego y la metralla
es un fragor que batalla
mientras la tarde se mece.
El arrojo que acontece
al filo de cada idea
cual orgullo de ralea
enaltece al fiel soldado
que aunque herido en el costado
sigue firme en su pelea.
 

Impactos: 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *